Cangrejos en el río

Lugar: Río Ulzama, vertiente norte de los tuneles de Ezkaba (Nafarroa – Navarra)
Fecha: 2011/08/06

Este fin de semana he salido a dar un paseo por la orilla del río Ulzama. Desde Iruña, una vez que se cruzan los túneles de Ezkaba se llega al camino del paseo fluvial que transcurre por la orilla (42º 50′ 43″ N, 1º 37′ 32″ O según el google earth(!)). Bajando hasta el agua pude ver la sorpresa de encontrarme con dos cangrejos. Medirian unos 4-5 cm desde la punta del hocico hasta el final de la cola. Su color era claro y se confundia con ese color mezcla de dorado crisofita-fango blancuzco-depósito calcáreo. No pude ver bien a que especie podian corresponder, pero no me recordaron a los perfiles de “cigala” con pinzas estrechas y alargadas de Procambarus clarkii, aunque naturalmente los individuos no eran adultos y no estaban totalmente formados. Por supuesto, que una vez descartada el “clarky” las sospechas van hacia el señal, Pacifiastacus, aunque sus pinzas no tenian un grosor especialmente llamativo ni presentaban las marcas que le dan el nombre. La hemeroteca de multas sobre pesca furtiva también lo ratifica.

El cangrejo es una parte de nuestra fauna que ya pasó a la historia. Alguien me contó que en cierta ocasión, un becario de USA llegó hasta la marisma del Guadalquivir a mediados del S XX y se sorprendió que no hubiera cangrejos por los alrededores. Según esta leyenda, que no tengo ningún interés en confirmar ni desmentir, a alguna persona importante en algún cargo le pareció que la observación del joven podría ser interesante, y se aportaron unos cuantos kilos de cangrejos clarkys. El “éxito” fue total. Los arroceros trinaban porque en poco tiempo las costumbres minadoras de los cangrejitos, derruían los diques que mantenían los arrozales. Los cangrejitos eran encontrados “en medio del campo” y empezaron a gastarse cantidades importantes en biocidas para exterminarlos, con resultados poco correspondientes con los deseados.

La verdad es que esta historia nos pilla un poco lejos, si no fuera por que no contamos con ciertos miembros del colectivo de pescadores. Este coletivo, tiene entre sus filas, algunos de los miembros que más daño han realizado a la fauna dulceacuícola de este país, siempre bajo la propuesta de “en aquel momento nos parecía una buena idea”.

El caso es que a finales de los años 70 en ciertos ríos alaveses la cantidad de cangrejos autóctonos era abundante. Aun recuerdo como en la primavera de 1984 pasamos junto al rio Baias en Sarria y cuando llegaba la noche todas la piedras del río se ennegrecían por los cangrejos (Astacus o Austropotamobius que nunca me enteré demasiado).

Sin embargo la situación cambio de un día para otro y los ríos se convirtieron en desiertos desde el punto de vista de los decápodos. Para el punto de vista “popular” la culpa recayó al principio los pescadores de truchas, que llevaban la enfermedad en sus sedales; pero conozco varios rios en los que no había truchas (ni otros peces) y miles de cangrejos desaparecieron. Tambíen recayó sobre los propios reteles, que infectaban las distintas cuencas por las que pasaban. Después se cometó que la culpa la tenian los propios clarkys que la habian traído.

Como clarky, desde el punto de vista gastronómico, es poquita cosa, se trajo al “señal” por tener mejor degustar. Sin embargo parece que “señal” es mejor vector de afanomicosis… en fin.

En los años 90 me comentaron que aún había en cierta regata cangrejos autóctonos. unos pocos años después, alguien debió capturar algunos ejemplares de esta regata y los soltó en el río. En poco tiempo, los cangrejos lo repoblaron como en sus mejores épocas, sin embargo, después de 3 años de “milagro” volvieron a desaparecer.

El futuro no parece muy halagüeño.

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Invertebrados. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s