Sucedió ayer

Tengo amigos que oyeron la llamada del Gran Norte y fueron tras ella. Otros viajaron en búsqueda del Gran Sur y sucumbieron a sus encantos. Otros recorrieron las selvas, los bosques, los mares, los desiertos y las altas montañas, y en todos esos lugares sus retinas desbordaron de acontecimientos, personajes, espectáculos, … surgiendo historias, recuerdos, sensaciones, experiencias de todo tipo, dónde los sentidos, la razón, las mentes crearon tejidos y conexiones difíciles de olvidar, generaron rincones dónde la realidad se forjó un rincón en el futuro de esas personas, donde la proyección de lo sentido se prolongó en escritos, blogs, comentarios y diálogos, incluso repercutió en los sueños. Y todo eso es verdad, por que están ellos para atestiguarlo. Cómo puedo competir con todo eso? No puedo, por que el tema no es competir con lo que no sabes, desconoces o no puedes. Sin embargo ello no puede evitar ni impedir que disfrutemos de las pequeñas cosas de cada día.

 

Ayer mismo, mientras volvía a la ciudad desde el sur, apareció sobre un campo arado. Iba conduciendo mi coche cuando un ave se acercó a la ventanilla del copiloto, a su nivel, apenas unos metros más allá. Pensé que era un cernícalo, pero lo miré mejor. Un tamaño muy parecido al de la hembra de cernícalo, pero una cabeza muy oscura casi negra. Proyectada sobre una espalda uniformemente oscura. Un ojo escudriñador, enmarcado por un fuerte pico y una bigotera. No había ninguna duda posible. Un macho de un halcón peregrino. Cuando se cansó de volar a mi par, optó por pasar por encima del capó siguiendo su maniobra de vuelo a coste imperceptible. “Casi te lo tragas” dijo mi acompañante.

Seguro que no se pude comparar con una aurora boreal, con la caída del agua de cualquiera de esas preciosas cataratas que ahora mismo estas recordando, pero vivo en una pequeña ciudad de provincias, en la que de vez en cuando, los peregrinos deciden reírse cara a cara y a su altura con los conductores.

 

Fecha: 2013-01-08

Hora: 17:50

Visibilidad: Buena, tarde soleada; aún era de día y había mucha luz.

Coordenadas: 42º 47’ 55,30” N 1º 39’ 51,59” O

Protagonista:  Falco peregrinus  Tunstall, 1771

Otras denominaciones: Halcón peregrino, Belatz handia,  Falcón peregrino,  Falcó pelegrí, Peregrine

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Notas Ornitológicas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s