El jardín en invierno

Hace tiempo escribí una entrada sobre la composición del césped. En verano las gramíneas y las leguminosas cubren mayoritariamente la superficie del parterre. Sólo los bordes y algunas zonas marginales rompen la dicotomía anterior.

Lavandera blanca en el mosaico del parterre

Lavandera blanca en el mosaico del parterre

Sin embargo fuera del periodo estival la situación es muy distinta. Al cortar el césped a finales del otoño, coincidiendo con el final del periodo vegetativo, la hierba permanece corta durante todo el invierno. Si a esto le sumamos la estrategia de invernada de algunas gramíneas de pasarlo en forma de semillas, rizomas subterráneos o estolones a ras de tierra nos encontramos con una oportunidad para muchas otras plantas.

Digitaria en invierno. En esta época los tallos pierden su color verde, lo que hace que tenga menos interés como planta de césped. Sin embargo esto permite que otras plantas puedan ocupar este espacio mientras dura este periodo

Digitaria en invierno. En esta época los tallos pierden su color verde, lo que hace que tenga menos interés como planta de césped. Sin embargo esto permite que otras plantas puedan ocupar este espacio mientras dura este periodo

Efectivamente, me atrevería a pensar que todos los parterres de césped de la ciudad están formados por una serie de mosaicos, compuestos de la mayor parte de las plantas que nos encontramos en ellos, pero con una peculiaridad, no ocupan las zonas marginales, ni los bordes del verde, si no que toda la superficie se ve salpicada de sectores diferenciados.

El estrato muscinal queda oculto en cuanto llega el buen tiempo y otras plantas crecen sobrepasandolo

El estrato muscinal queda oculto en cuanto llega el buen tiempo y otras plantas crecen sobrepasandolo

Sin embargo en cuanto llegan los calores esta situación durará muy poco. Y es que hay que ser muy rápido creciendo para sobrepasar al de las gramíneas. Pero ahora, llama la atención los parches casi monoespecíficos que podemos encontrarnos. Lamentablemente para mi al no poder encontrar las flores es casi imposible identificarlas.

Veronica persica y Bellis sylvestris. cepellones que con el paso de la buena estación quedaran ocultos por las gramíneas y las legumunosas

Veronica persica y Bellis sylvestris. cepellones que con el paso de la buena estación quedaran ocultos por las gramíneas y las legumunosas

Una variedad de especies de fanerofítos y musgos ocupan las superficies, incluso los más tempraneros se atreven a florecer: Bellis sylvestris, Taraxacum officinale, Senecio vulgaris, Capsella rubela, Veronica persica, Cardamine hirsuta rompen las gamas de verdes con sus flores que se han sobrepuesto a las inclemencias de estos días.

Poa crece con más celeridad que otros componnetes del césped

Poa crece con más celeridad que otros componnetes del césped

Les acompañan Poa annua y Dactylis glomerata, que con espigas verdes y a veces poco conspicuas, en su temprana floración.

Dactylis glomerata. Pueden reconocerse en el jardín por el notable crecimeinto de algunos de sus cepellones.

Dactylis glomerata. Pueden reconocerse en el jardín por el notable crecimeinto de algunos de sus cepellones.

Floración que incluso ha desafiado a las últimas nevadas, sin que por ello se hayan resentido por esta “contrariedad”.

Anillo de micorrizas. Un hongo crece entre las raices de las plantas en simbiosis. El resultado es que la hierba crece más oscura y más vigorosa que alrededor. El anillo mide unos 5 metros de diámetro

Anillo de micorrizas. Un hongo crece entre las raices de las plantas en simbiosis. El resultado es que la hierba crece más oscura y más vigorosa que alrededor. El anillo mide unos 5 metros de diámetro

Parece que es el momento ideal para disfrutar de este instante. Cuando camino sobre él recuerdo aquellos esquemas de la estratificación de los bosques tropicales, el efecto “coliflor” de plantas que sobreviven en un mismo espacio pero estratificadas. Ahora se aprecian esos círculos de micorrizas que pueblan los céspedes, las plantas que crecen vigorosas allí donde se descompuso una deposición de cánido sin recoger, los distintos niveles de las “unidades de resistencia del invierno” de las diversas especies, incluso la explosión de crecimiento de algunos cepellones o de plantas en las que simplemente este es el momento.

Este post fue ideado y sus fotografías fueron tomadas entre el 2013-02-24 y el 2013-03-12

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Notas sobre Vegetación y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s