Un fantasma en medio del bosque

Ayer volví a Añezcar a buscar orquídeas. El tiempo no era muy apacible, pero se contuvo. Este mes de mayo esta siendo particularmente frío y muchas plantas como Hymantoglossum o Malva están conteniendo a duras penas sus ganas de florecer. Por eso, ante la perspectiva de que la falta de luz por la llovizna me iba a impedir sacar fotos decentes, fui a buscar a una de las “fantasmas del bosque”, la Cephalanthera damasonium .

Xabier Lizaur en su Orquídeas de Euskal Herria (2001) la define como muy escasa o rara, aunque bien repartida y de floración entre mayo y junio. Es una orquídea que hasta ahora sólo había visto tres veces, una hace muchos años en una plantación de Pinus radiata en el Durangesado, (Bizkaia), otra, la primavera pasada junto al camino del cementerio en el quejigal de Añezcar y la última hace unas semanas (2013-05-15) en un jardín urbano en Iruña a la sombra de un Populus alba.
En general, esta planta vive aislada, a mucha distancia entre ellas, y encontrársela es una casualidad. Pero por las fechas de las observaciones en Nafarroa, debía de estar en su punto en estos días, salvo que hayan optado por esperar mejor tiempo.

La historia de relación de esta planta conmigo es la historia de un despropósito. La que conocía al borde del camino ha sido sepultada por casi un metro de cascajo prensado, hormigón y demás. Obras de mejora del camino supongo. La que conocía en el jardín, bueno, alguien con una desbrozadora le dio mejor “suerte”. Por eso tenía que encontrar alguna este año, el cuerpo me lo pedía.

Víctima de la desbrozadora (Iruña 2013-05-16)

Víctima de la desbrozadora (Iruña 2013-05-16)

Así sin más, deje el refugio de los centros comerciales, de la taberna y decidí subir al monte, internarme en el quejigal y pensar que ese día volvería calado y lleno de barro hasta las cejas. La cosa estuvo bien, un reguero de orquídeas de prado, pero ni rastro de las de los bosques. Después de un paseíto bajo las espesuras, ya cuando lo que mandaba era regresar se me apareció. Allí estaba al borde de un camino otra vez, a la cobertura de un frondoso quejigo, Quercus faginea.

Un último detalle, en su Orquideas de Navarra (1982), Marianne Van der Sluys y Jesús González Artabe la muestran como una planta que solían encontrarse con las flores muertas antes de abrirse. En esta ocasión (2013) las flores estaban en buen estado, frente a la que nos encontramos en 2012.

Me perdonareis las fotos, son de flash, pero por lo menos parece que continúa la estirpe.

Cephalantera damasonium (Añezcar 2013-05-30)

Cephalantera damasonium (Añezcar 2013-05-30)

Por cierto, ni volví tan calado, ni tan lleno de barro

PD: ¿La encontraremos la temporada que viene?

Fecha: 2013-05-30
Temperatura: 11ºC
Metereología: Cielo nuboso, con lloviznas ocasionales.

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Notas sobre Vegetación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s