Regreso a la jungla sonora

Esta semana por fin he podido volver a la Jungla Sonora. Ya lo comenté en cierta ocasión “La Jungla Sonora” es un programa de Radio Euskadi sobre cultura alternativa, fundamentalmente música; por motivos obvios.

Pero la Jungla Sonora es un espacio para oír la “profundidad” de un minúsculo bosquete de jóvenes quejigos. Detenerse en la oscuridad, sentarse y escuchar…

Esta vez había una gran luna que dibujaba sombras en el suelo. La luz se complementaba con nubes, en las que rebota el resplandor de Iruña y que dejaron caer algunas gotas. Si lo unimos a que los árboles aún tienen muchas hojas y al viento que mecía las ramas llegamos a que no era el mejor de los escenarios. Aún así una temperatura decente de unos 12 C hacían que fuera un camino agradable.

El viento no era muy fuerte, y con un componente noroeste importante. En mi escuchadero, este viento no entra demasiado, pero las hojas al caer hacen mucho ruido. En un suelo lleno de hierbas y de hojas secas, es precisamente el roce de los animales con estas lo que estamos buscando. Y sí, es cierto, cómo no se ve, la imaginación puede volar demasiado lejos.

Después de abandonar el camino me dispuse a subir por la ladera “pelada” llegué a los hitos de referencia: el quejigo seco, el enebro, un paso entre las ramas,…

Es increíble, no sería capaz de ir a ese sitio a la luz del día, lo he intentado varias veces, pero de noche regreso al mismo sitio que la temporada pasada. Debe estar relacionado con “la ley del mínimo esfuerzo” y los senderos “invisibles” marcados. Sin embargo lo primero que se nota es lo mucho que ha crecido la vegetación esta temporada. A pesar de la gran presencia de ganado la hierba esta muy alta y los arbustos se han desarrollado notoriamente.

La temporada pasada estaba lleno de micromamíferos. ¿Cómo les habrá ido este verano? Las lluvias del comienzo de año llenaron todos los túneles de agua. Supongo que habrá sido una hecatombe para ellos. Para ellos y para los carnívoros que se nutren de ellos.

Cuando llego al bosquete me interno en él. La luz se filtra hasta el suelo y anima a introducirse más. Me agacho en cuclillas debajo de un espino. El viento acompaña la estancia. Hace poco que han caído algunas gotas y el coro de las cigarras ha enmudecido. Sin embargo el silencio no se encuentra. El tráfico es muy elevado. Las hojas que caen arman demasiado escándalo. De improviso se oyen unos pasos. Es el ganado que camina y pasta. Parece que tienen ciertas ganas de conocerme. No llegan a meterse en el bosquete, pero me miran desde el borde. Tenía la esperanza de que su olor lograra enmascarar al mío. Caminan, pastan hacen un escándalo terrible, pero sigo sin oír nada en particular.

Sin previo aviso comienzan a cantar las cigarras. La lluvia las había acallado, pero consideran que ya puede repetirse el concierto. Intento agudizar el oído, pero el viento tira hojas que hacen demasiado ruido al caer. Creo oír un petirrojo. El tiempo pasa pero no se oye nada novedoso. De improviso los perros comienzan a ladrar. No pararán en todo el rato.

De repente se oye un ruido extraño. Parece que algo ha caído sobre un montón de hojas, o ¿quizás era un montón de hojas que caían sobre algo? Con el tiempo empiezo a dudar de todo.

Se acerca la hora de salida. No ha sido una gran sesión, voy a incorporarme y parece que algo corretea entre los tallos de hierba. Parece que mordisquea algo. El sonido se evapora en el ambiente. Mi imaginación me sugiere un herbívoro de cierta envergadura, quizás una liebre.  Al final parece que no se perdió todo.

Fecha: 2013-11-14

Hora:  19:00-20:00 aprox.

Climatología:

Temperatura : 12 C

Tiempo: inicialmente algo lluvioso. Vientos del NO flojos constantes. Luna casi llena, que dibuja sombras nítidas en el suelo. Cielo parcialmente encapotado, sobre el que se refleja la luz de la ciudad.

La Jungla Sonora es un programa de Radio Euskadi dedicado a esa cultura que no aparece en los grandes medios, especialmente musical. El nombre de esta serie de entradas es un pequeño homenaje.
Gracias.

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Minientrada | Esta entrada fue publicada en La Jungla Sonora. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s