Monochamus sutor

El otro día (2014-05-27) estábamos tranquilamente en casa cuando un “visitante” entró por la ventana. El tamaño del sujeto era “interesante” y por su estado, de poca movilidad, decidimos “convencerle” para que posara para unas foticos.

Desconocía la especie del “bicho” en cuestión, pero por las antenas en forma de grandes cuernos se veía que era de los cerambícidos. Afortunadamente, Jose, muy amablemente me lo identificó: una hembra, reconocible por el bandeado claro de las antenas, de Monochamus sutor.

Todo quedaría aquí hasta que la curiosidad te empuja a indagar: ¿Quién es Monochamus sutor?

Este personaje es un escarabajo de la familia de los cerambícidos, los cuales se reconocen rápidamente por sus grandes antenas. Aunque Linné ya lo describió en 1758, el género no se estableció hasta 1821. De las 4 especies habitan en Europa, dos lo hacen en Iberia M. sutor y M. galloprovincialis, siendo esta última especie más abundante. A M. sutor se le encuentra en una gran parte de Asia y Europa incluyendo hacia el norte hasta el límite de sus plantas nutricias: árboles sobre todo Pinus aunque también puede servirse de los géneros Abies, Picea, Larix y Pseudotsuga. Por el este se extiende hasta Japón. Su distribución europea comprende desde el Mediterráneo alcanzando las zonas de tundra. Como contraposición, en nuestra área se restringe a la región pirenaica.

Monochamus sutor. El pobre estaba en las últimas y había perdido una antena. Iruña 2014-05-27

Monochamus sutor.
La pobre estaba en las últimas y había perdido una antena.
Iruña 2014-05-27

 

 

Este grupo de insectos son xilófagos, es decir, comedores de madera, sin embargo prefieren alimentarse de árboles que han sufrido a causa de incendios o golpeados por el rayo, sin descartar a otros factores de estrés. Como en otras especies xilófagas, las larvas excavan galerías en los troncos y depositan tras de si las porciones no consumidas. Al llegar el invierno se transforman en pupas que saldrán al exterior en verano, siendo frecuente ver a los adultos entre junio y septiembre. A título de curiosidad, las larvas pueden ser atacadas por varias especies de avispas.

 

Como diría un selvicultor, en general, el daño que ocasionan directamente a los árboles y a la madera es limitado, ya que se restringe a ejemplares afectados por otros accidentes, y no suele ocurrir en plantas sanas de interés maderero.

 

Sin embargo, esta perspectiva cambió radicalmente en la península ibérica a partir de 1999, cuando se descubre en Portugal Bursaphelenchus xylophilus. Este parásito es un nematodo, un gusanillo de pequeño tamaño, que se nutre de las células que conforman y rodean los canales resiníferos de pinos, abetos y piceas, originando su mortandad en pocos meses. Los adultos, mientras “pastan” sobre los brotes tiernos infectan el nematodo en una primera fase, y después, son los gusanos los que infectan a las pupas antes de salir en primavera.

Este gusanillo procede de Norteamérica, donde lo transmite principalmente Monochamus caroliniensis. Los daños ocasionados en las explotaciones madereras en su país de origen no son demasiado importantes. Sin embargo en otras partes, sobre todo en Asia, tienen dimensiones de plaga.

Como era fácil de comprender, el foco portugués, procedente de un lote de madera contaminada, no pudo aislarse y eliminarse en su origen. El resultado es que ya ha pasado la frontera y se han encontrado al menos dos nuevos focos en Extremadura y Galiza (2008).

Monochamus sutor. Encima de la regla es más fácil hacerse una idea de su tamaño. Sólo posee una antena, perdida seguramente en un accidente. El tráfico podría ser el responsable. Iruña 2014-05-27

Monochamus sutor.
Encima de la regla es más fácil hacerse una idea de su tamaño. Por las bandas claras de la antena sabemos que es una hembra.
Sólo posee una antena, perdida seguramente en un accidente. El tráfico podría ser el responsable.
Iruña 2014-05-27

Por supuesto, ni que decir tiene que uno de los métodos propuestos para confinar la enfermedad consiste en atrapar todos los insectos posibles vectores antes de que lleguen a nuevos árboles. Todo un drama sobre estos preciosos animales.

 

Con respecto a nuestro caso, en el Monte Ezkaba hay una importante plantación de pino laricio (Pinus nigra) salpicada con algunos ejemplares de pino silvestre (Pinus sylvestris), a demás de otras especies del género dentro de la ciudad, algunas de las cuales son frecuentemente utilizadas por este insecto.

Gracias Jose por despertar la curiosidad.

 

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Galería | Esta entrada fue publicada en Insectos, Invertebrados y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s