Tres respuestas al mismo reto

Fíjate en esta foto. No ganará ningún premio, no será nombrada en ningún accésit, y con toda franqueza, puedes pensar que es realmente mala. Pero en ella hay una situación y tres ingeniosas respuestas de resolverla.

Nuestro paisaje en miniatura. Destaca como dominante el “césped” de Sedum, con algunas plantas de Erophila (flores blancas) y pequeños retazos de musgo.
Aunque podría ser cualquier parte entre finales del invierno y comienzos de la primavera, Ezkidi 2017-02-26,

Cualquiera que tenga plantas y se haya ido una temporada, en vacaciones por ejemplo, sabe que los vegetales necesitan, en principio, cuatro cosas básicas: un sustrato; una fuente de energía, habitualmente la luz solar; CO2 de la atmósfera y agua. Todas ellas determinan el estado de stress o de confort que le permitan seguir adelante. Generalmente, aunque se nos olvide su dependencia del CO2, tenemos la idea de que las plantas necesitan “tierra”, sabemos que necesitan luz, a pesar de que en ocasiones no gestionemos bien la intensidad requerida, pero lo que tenemos claro es que hay que regarlas “de vez en cuando”.
En el campo ocurre lo mismo. Solo que nadie aparecerá en el momento crítico con un poco de lo que sea para facilitarles las cosas.
Pues eso es lo que vamos a ver en la foto. Quizás no se aprecie demasiado bien, bajo un sustrato arcilloso se oculta la roca de la ladera de la montaña, a escasos milímetros de la superficie. Las condiciones podemos resumirlas en que tenemos un poco de “tierra”, (el sustrato) tenemos toda la luz que podemos imaginar en la zona, orientación SE sin pantallas de ningún tipo que puedan limitarla, con lo que también el acceso a la atmósfera es total.
Podemos resumirlo en lo siguiente: hay luz de sobra, acceso directo a todo el CO2 del mundo, pero la “tierra” es poca. Esto no sería muy problemático por si mismo, pero en una situación soleada, la escasez de sustrato repercute en una condición inquietante, poco sustrato implica poca cantidad de agua disponible: el agua va a ser el factor limitante. A la fecha de adquisición de la foto, primavera temprana, la insolación es poca, la evaporación tampoco es demasiada, el crecimiento vegetal esta ralentizado, con lo que el poco agua del suelo cubre las necesidades sobradamente. Sin embargo no es muy difícil pensar que ocurrirá dentro de unos pocos meses, cuando el sol esté en el cenit, las precipitaciones sean escasas, la evaporación sea alta, y la demanda de agua no pueda ser atendida con las reservas existentes. En estas condiciones se crea un stress hídrico, con el riesgo de que las plantas no puedan soportarlo. Si esto ocurre hasta el extremo, la consecuencia es que las plantas se mueren.

¿Pero cuales son estas soluciones para escapar del stress hídrico?

Solución A: acorta tu ciclo vegetativo; vive deprisa, muere joven y dejarás las semillas para cuando sea… y el que venga por detrás que arree.

Ejemplar de Erophila verna, aunque hay algunos más a la derecha. Puede apreciarse sus más que modestas dimensiones.
Ezkidi 2017-02-26

Es la respuesta tomada por la Erophila verna, esa pequeña planta de flores blanquecinas. Su estrategia vital es ser muy diminuta, con lo que las demandas de todo son pocas, aparece en la primavera temprana, con lo que a pesar de ser minúscula las demás plantas no le hacen sombra, y vive muy muy deprisa. De esta forma, cuando llega el tiempo seco, ya han madurado las semillas y sólo hay que esperar a que llegue la primavera evitando esta temporada crítica. Las semillas son una fase latente, altamente resistente y deshidratada, lo ideal para sobrellevar condiciones fuertemente desfavorables. ¿Pero como resuelve que las lluvias a destiempo las despierten? Simplemente, tiene un “termostato” que le indica si ha habido heladas, si es así, la disminución del frío y la humedad le informa que ha llegado su temprana y corta primavera. Y así, el que venga por detrás, que arree.

Solución B: Ahorra, ahorra, ahorra, ahorra… para los estoicos.

Detalle del “césped” de Sedum. Es la planta que domina la escena.
Ezkidi 2017-02-26

No es el plan de contingencia del Gobierno, es la respuesta de nuestra segunda ganadora. Nuestra protagonista es Sedum album. Quizás la conozcáis. A ella y algunas otras primas suyas se las llama “uñas de gato” y suelen encontrase en lugares increíbles: tejados, muros, paredes, sobre las aceras,… en general en lugares con poco sustrato y poca agua. Cuando esta abunda, como la inmensa mayoría de las plantas, abre unos poros, llamados estomas, que tienen en su organismo, sobre todo en las hojas. Por esos poros entra el carbono en forma de CO2 para que a través de la luz solar y el agua se convierta en componente de los azúcares y demás compuestos orgánicos. Pero por estos mismos poros se escapa el agua en forma de vapor. Cuando el calor y la insolación aprietan, perder agua es muy peligroso, puedes deshidratarte y morirte por colapso multiorgánico. Entonces es cuando estas plantas sacan su artillería pesada, utilizan el plan B de crecimiento: la estrategia CAM. Mediante esta estrategia, las plantas cierran sus estomas, y el agua no se pierde; pero tampoco entra el CO2 necesario. ¿Cómo salir del impás? La respuesta es ingeniosa; amparadas por la oscuridad y el frescor relativo de la noche, las plantas abren sus estomas, minimizan la pérdida de agua y capturan el CO2 dirigiéndolo a unas bolsas (vacuolas) donde lo guardan. Así cuando la luz incide sobre ellas utilizan el CO2 almacenado para convertirlo en azúcar. La consecuencia es que el crecimiento es increíblemente lento, pero mediante esta técnica de eficiencia en el ahorro del agua, las plantas han llegado a conquistar el desierto. Las plantas que utilizan esta estrategia son fáciles de distinguir, se las llama “crasas”, son gorditas, cubiertas de cutículas y ceras para impermeabilizarse y suelen almacenar grandes cantidades de agua en su interior.

Solución C: y al de X días ¡¡Resucitó!!

Por debajo de Sedum pueden apreciarse pequeñas pinceladas de musgo.
Ezkidi 2017-02-26

Si nos fijamos bien, hay una pequeña alfombra de musgos en la escena. Estos musgos son los terceros protagonistas. Todos tenemos la idea de que a los musgos les gusta la humedad, y esta idea no cuadra con la composición de lugar que tenemos, pero es importante fijarse en un pequeño detalle. Mientras la humedad campea, todo es alegría y regocijo, pero a medida que la seca se va imponiendo, el musgo tiene un problema: su sistema no está preparado para evitar la deshidratación masiva. Pero no importa; el musgo se deja secar, deshidratarse hasta el extremo. No fenece por fallo multiorgánico, simplemente se queda en un estado de vida latente; algo así como las semillas pero la planta entera. Y así permanecerá hasta que las condiciones sean las idóneas. Por eso, si en agosto cae una tormenta para aliviar la temperatura, el musgo se empapará de esta agua. Absorberá cantidades asombrosas y la retendrá mientras pueda y vivirá en esta alternancia de vida vegetativa-vida latente.

Quizás cualquiera de ellas os parezca un despropósito, pero las demás plantas que veis en la foto, germinaron porque la humedad les dio la sensación de que era un lugar propicio, pero en el momento de la verdad se secaran antes de haber cumplido su ciclo vital.
Sin embargo, nuestras tres protagonistas cumplimentarán ciclos durante mucho tiempo, hasta que su propia existencia genera la suficiente cantidad de sustrato para que otras menos especializadas puedan ocupar la zona, desplazándolas irremediablemente. Es lo que llamamos “sucesión o serie vegetal”, pero esta es otra historia no menos apasionante…

Para ubicarse mejor:

El lugar podría corresponder a cualquier lugar del mundo actual, está ubicada sobre los 42 grados norte, a unos 500 metros de altitud, con unas precipitaciones medias anuales de unos 700 mm y una temperatura media anual de unos 12 ºC. Vamos, no muy lejos de casa.

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Galería | Esta entrada fue publicada en Notas sobre Vegetación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s