El otro pasajero

Cuando uno sale al campo está dispuesto a asumir ciertas posibilidades. Sin embargo, esta vez, un 2017-09-28, lo asombroso nos lo encontramos al llegar a casa, justo cuando estás con un pie en la ducha encuentras una sensación de algo que te cuelga de la parte que no ves del brazo. Al echar la mano para retirarla te das cuenta que no es un trozo vegetal, que es, en palabras de Alberto “un bicho con cara de mala leche”… y tanto.

Lipoptena cervi puede apreciarse el aparato picador, con su cara de “mala leche”.
Ezkaba 2017-09-28

Lipoptena cervi es un parásito de cérvidos: alces, gamos, ciervos, corzos, renos, … que también puede afectar a otros animales domésticos: equinos, caprinos, ovinos, bovinos, y ocasionalmente a tejones, perros y a personas. Dado el desconocimiento que tenemos la población media de él, solemos considerarlo una “garrapata” aunque salvo la fuente de alimentación, no tienen más en común.

Lipoptena cervi está adaptado a la vida entre el pelaje de sus hospedadores. Los ganchos y cerdas le facilitan agarrarse a ellas, así como su cuerpo, que le permite el “merodear” por el pelo.
Cuando se encuentra con los humanos es complicado arrancarlo de la ropa.
Ezkaba 2017-09-28

Antes de que sucumbamos al miedo, al asco o al espanto nos percatamos de varias diferencias: su movilidad y su silueta.
Con respecto a su movilidad, frente a la garrapata es muy ágil y rápido. Pero con respecto a su disposición corporal se puede ver que:
– Posee 6 patas en 3 pares, frente a las 8 de la garrapata (aunque sus ninfas sólo tienen 6)
– Tiene una estructura bien diferenciada de cabeza, tórax y abdomen; las garrapatas tienen cuerpo dividido en dos zonas, una “cabeza” diminuta mientras que su tórax y abdomen están fusionados (idiosoma)
– Su cabeza tiene un par de ojos compuestos de gran tamaño.

Lipoptena cervi; en esta vista puede apreciarse su toráx plano y el lugar dónde si insertan las alas. En nuestro caso, cuando fue sorprendido, ya se había desecho de ellas.
Ezkaba 2017-09-28

No habéis tardado mucho en deducir que nuestro amiguito es un insecto, un insecto que pertenece a un orden al que todos tenéis el (dis)gusto de conocer, los dípteros, conocidas como moscas y mosquitos. Pero dentro de estos a una familia muy particular Hippoboscidae, familia de hematófagos que afectan a mamíferos y aves. Quizás conozcáis a ese extraño ser plano, de color marrón, más o menos brillante, con tonos jaspeados y cuerpo comprimido.  llamado habitualmente como “mosca de perro”, “mosca de caballo”, “mosca de mulo”, “mosca de macho”, que suele encontrarse sobre los caballos y otro ganado de gran tamaño, que suele verse atraída por los humanos, (aunque no solemos ser sus víctimas) llamada Hippobosca equina . Otros miembros de esta familia, no por ello menos asombrosos, afectan a vencejos, murciélagos, …

Lipoptena cervi. En la imagen puede hacerse una idea del tamaño de nuestro protagonista. A diferencia de las garrapatas, L. cervi vendrá a nuestro encuentro perfectamente desarrollado como imago.
Ezkaba 2017-09-28

Pero L. cervi, aunque emparentado, tiene otras particularidades. Su área de distribución natural abarca gran parte de Europa, Siberia y norte de China, y se asocia a la presencia de cérvidos que son sus hospedadores principales. Sin embargo, ha llegado a extenderse a otras áreas en los últimos años como Escandinavia o el este de Norteamérica.

Su ciclo vital comienza a principios del otoño, puede prolongarse hasta diciembre, cuando los adultos alados buscan un huésped. Al caer sobre él, se desprenden de las alas y comienzan a alimentarse de su sangre. Tras el apareamiento, las hembras mantienen el huevo en su interior hasta que surge la larva ya lista para convertirse en pupa. Las larvas son alimentadas por una secreción que produce la madre y sólo genera una pupa en cada proceso; aunque se desconoce cuántas larvas pueden generar en el transcurso de su vida adulta que se estima en unos 11 meses. Las pupas caen del huésped y maduran en el suelo, cuando están preparadas vuelan en busca de un nuevo hospedador. Para ponerle más emoción al asunto, no son voladores de largas distancias.

Lipoptena cervi en vista cenital.
Ezkaba 2017-09-28

Su picadura puede ser dolorosa. Inicialmente no aparece nada, pero al de tres días más o menos, tiende a producir habones, que pueden costarles semanas en desaparecer, en ocasiones hasta casi un año. Se supone que son debidos a reacciones locales a los productos que regurgitan durante la picada. A pesar de ello, no hay constancia de que puedan ser vectores para transmitir enfermedades a las personas.
Sin embargo, sí que pueden infectar a otros cérvidos. Se asocia a anaplasmosis (Anaplasma phagocytophilum), enfermedad de Lyme (Borrelia burgdorferi) y recientemente con Bartonella schoenbuchensis.

Lipoptena cervi. A pesar de la mala calidad de la foto, proporciona una buena perspectiva de su silueta.
Ezkaba 2017-09-28

Parece que en los últimos años hay artículos que hacen referencia a que sus poblaciones tienden a aumentar, ya sea por aumento de la incidencias de dermatitis en humanos (referidos a Escandinavia) o a afectaciones masivas en corzos  en Rumanía.
Sea cual fuere, pensad que Ötzi conserva restos de este animalito y que tiene pinta de que va a ser cada vez más numeroso en nuestro entorno.
La razón no es otra que los corzos son cada vez más abundantes a nuestro alrededor. No he encontrado referencias a L. cervi como problema sanitario en el estado, sin embargo sí que hay un foro de cazadores de corzo en el que hablan del tema. Lamentablemente, no todos tienen claro de que animal se está hablando (Lipoptena o Hippobosca), ni tampoco es fácil discernir siempre cuando se habla de uno y cuando del otro.

Lipoptena cervi
Ezkaba 2017-09-28

En conclusión, dado el actual estado de nuestros campos, con el corzo expandiéndose por todo el continente, es un animal con el que nos veremos las caras cada vez con mayor frecuencia. Sólo nos queda, evitando su picadura, poder disfrutar de la presencia de otro componente más de nuestra fauna.

Reino: Animalia
Phylum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Diptera
Familia: Hippoboscidae
Género: Lipoptena
Especie: L. cervi

Nombre binomial
Lipoptena cervi
(Linnaeus, 1758)

Sinónimos
L. pallida (Meigen, 1830)
L. pallipes (Curtis, 1824)
Haemobora pallipes Curtis, 1824
Ornithobia pallida Meigen, 1830
Pediculus cervi Linnaeus, 1758

 

 

Para ubicarse mejor:

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Galería | Esta entrada fue publicada en Insectos, Invertebrados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El otro pasajero

  1. . dijo:

    Hola,

    Muy interesante la entrada en el blog =)

    Sobre – Posee 6 patas en 3 pares, frente a las 8 de la garrapata (aunque sus larvas sólo tienen 6)
    Recuerda que las garrapatas no tienen larvas, sino más bien ninfas.

    Un Saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s