2017-12 La jungla sonora

Continuamos con diciembre, un mes que todavía marca grandes cantidades de roedores y mucho movimiento en el bosque…

Si algo ha pasado este mes de diciembre, es que ha llovido como tenía que llover.
Ezkidi 2017-12-27

Día 7.
Temperatura: 6-4 C
Luminosidad: regular
Cielo: jaspeado, con niebla alta sobre la ciudad.
Climatología: humedad ambiental, a pesar de que estos días pasados han sido de heladas matinales, incluyendo el 2, y lleva varios días sin lluvia.
Viento: en calma
Ubicación: 42.86368, -1.72818, altitud 523.5 m

Por si os habíais perdido, en estos momentos, lo que hacemos es dirigirnos al bosque en la oscuridad, acomodarnos en un lugar, preferentemente cerca de un Juniperus communis, y esperar. Sin embargo, esta vez, decidimos cambiar un poco de aires, y como el sector del bosque en el que nos encontramos estaba especialmente accesible, mientras buscaba un enebro caminamos mucho más de lo habitual en su interior. Al darnos cuenta, habíamos perdido la visual del valle, y como la búsqueda de asentamiento se hacía complicada, sobre todo pensando en el regreso, un grupo de tres quejigos en cuya base crecía una mata de Ruscus aculeatus fue en lugar idóneo para ubicarnos. El sotobosque no parecía un lugar con ninguna preeminencia a priori, pero los árboles proporcionaban un pequeño refugio visual para “esconderse” de los habitantes de la foresta.
Por el camino los insectos que generan el “murmullo” daban buena sonata, y eso que la niebla comenzó a rodearnos aumentando la humedad ambiental.
De improviso algo se deja caer de un árbol. No parece una hoja, ha caído con bastante aplomo, ni una bellota, que suelen rebotar entre las ramas e incluso rodar por el suelo. No es la primera vez que mamíferos recorren las copas sigilosamente, hasta que se dejan caer. Lirones caretos como animales pequeños se han presentado en estas sesiones, así como sombras del tamaño de una garduña o una gineta. En estos últimos tiempos parece que las martas se están acercando a la ciudad, aunque tampoco debiéramos desestimar la presencia de gatos, incluyendo a los domésticos, o de alguna ardilla.
El tiempo transcurre y se oye un “ping” muy similar al de los martillos de goma de las ferias, ¿quizás un petirrojo envalentonado?
Todo parece muy previsible hasta que hay un reguero de pisadas en la hierba, pisadas de paso regular, firme, decidido y largo recorrido. Quizás sea el primer corzo de la temporada. Los corzos son habituales en este monte y no suelen ser muy remilgados con las personas que se sientan bajo los quejigos en la oscuridad mientras estén razonablemente quietas. Con el paso de los minutos se vuelve a sentir la presencia de pasos semejantes que se alejan.

Cuando ya parece que me he quedado en un desierto murino y se acerca la hora de regreso, una pequeña carrera surge detrás de mí y recorre el suelo del bosque por un espacio de entre 4 y 6 metros. Pensamos en un ratón, quizás perseguido por una comadreja. No son habituales las carreras tan largas, pero no se ha oído ningún juego de pisadas acompañante, ni chillidos al final. Es el detonante para que los ratones salgan a hacer lo que saben, buscar alimento, roer hierbas, rozarse con la hojarasca. De improviso y a nuestra espalda sale despedido otro pequeño roedor, con una carrera más corta. Y es que ahora parece claro. Nos hemos ubicado demasiado cerca de su madriguera, y aunque no hacen ningún rozamiento sensible al Rusco, se van lejos de nuestra presencia. Y es que tienen cosas que hacer, y nosotros también. Ya se nos ha echado encima la hora del regreso.

Qué precioso hubiera sido haberles visto correr por el suelo.

La noche através de las ramas.
Ezkidi 2017-12-07

 

Día 14.
Temperatura: 9 C
Luminosidad: regular.
Cielo: sin estrellas, difícil de definir, pero cierta luminosidad por luz residual urbana, sin grandes sombras.
Climatología: humedad ambiental, lluvias intensas por la mañana con mucha agua contenida en las hojas.
Viento: en calma
Ubicación: 42.86388, -1.72804, altitud 505.6 m

No esperábamos grandes novedades ni sobresaltos para un día que no comenzaba prometedor, aunque a pesar de las apariencias las cigarras seguían cantando. Una de las pegas de la lluvia es que siempre caen gotas de los árboles, con lo que nunca se puede asegurar del autor de los murmullos en el suelo.
Siempre buscando un lugar interesante en el bosque, a pesar de que solemos ir a sitios muy próximos entre sí, en esta ocasión, un bulto en la copa de un árbol nos llama la atención. Podría ser cualquier cosa, pero se parece, nos recuerda o nos sugestiona que sea un nido de avispón asiático. Nunca hemos encontrado uno en esta zona, pero con una especie en expansión desaforada tampoco es de extrañar, alguno tendría que ser el primero.
En esta ocasión, también nos hemos llevado por la emoción y nos hemos adentrado demasiado en el bosque. El terreno está bastante despejado y no se aprecia ninguna mata de enebros. Por no perder tiempo, ya estábamos un poco ajustados, un par de quejigos que crecen juntos y un grupo de zarzas, espinos, incluso un bejuco, van a servirnos como estación de escucha por esta vez. No es bueno que tengamos un enebro.
Sin embargo algo rompe la “tranquilidad”. Hay algo que se parece demasiado a una cadencia de pasos entre la hojarasca como para dejarlo pasar por alto. El recorrido es de unos 10 metros (de noche todo es muy relativo) a mi espalda. La persistencia del movimiento y su aparente linealidad sugieren el paseo de un corzo. El sonido se para durante un tiempo y luego vuelve a comenzar. Quizás haya alguno más por lo alrededores.
Un poco más tarde, alguien tiene la necesidad de reacomodarse, un movimiento brusco y no esperado. La respuesta es que alguien sale huyendo, un pequeño murmullo en la oscuridad. Sin embargo no está todo perdido, los roedores han comenzado a salir, suponemos por presionados por el hambre y que se dan cuenta que vamos a estar por allí un rato, algunas carreras nos indican que la desconfianza no es tan grande como el temor, pero que deciden poner tierra de por medio. Hay una cosa curiosa entre el barrizal del camino de la pista encementada, y es que un paseante de perros nocturno hace el suficiente ruido como para que lo oigamos. Reconocerlo es fácil por su frontal, y la ladera del bosque tiene cierta forma de anfiteatro que hace que la acústica no deje de sorprendernos. A todo esto, los roedores parecen que la distracción se apodera de los “intrusos” y aprovechan para generar una pequeña desbandada hacia su búsqueda de alimento.
No podemos estar descontentos. El día prometía bien poco y a pesar de ello nos vamos con la impresión de los corzos y de los roedores, siempre con el permiso de las cigarras. La noche a punto de terminar se adelanta con unas pocas gotas que caen. Ya desde  ese momento lo mejor es recogerse y esperar a otro día.

la foresta al alcance de cualquiera…
Ezkidi 2017-12-14

Día 27.
Temperatura: 8 C
Luminosidad: Visita diurna
Climatología: todo el día de lluvias intensas, aunque durante el paseo hubo un rato en el que apenas llovió.
Viento: en calma
Hubo ocasión de ir a visitar los escuchaderos de día. Es impresionante como cambian las cosas. Aunque no había mucho tiempo y el camino se hacía pesado, incluso más que de noche, se pudo llegar al “nido” de “avispas”. La realidad resultó mucho más alentadora. Es un amasijo de ramas muy densamente dispuestas. Quizás sea un nidal de urraca, o con un poco de suerte de ardilla.

Lo que de noche parecía un nido de avispa asiática o algo peor, de día se convirtió en un nido de ardilla, o quizás, menos probable, de urraca.
Ezkidi 2017-12-14 y 2017-12-27

La visita además, nos permitió recordarnos la importancia del rincón para las aves: nubes de pinzones, jilgueros, pardillos comunes, gorriones; páridos, tórtola turca, mirlo, incluso se dejó ver un arrendajo. Todos ellos usando ese mosaico que proporciona el asentamiento humano, los cultivos, el bosquete, las praderas, la zona adehesada. Es posible que no parezca demasiado variado, pero la cantidad da una idea de que con tiempo y más medios pueden encontrarse citas interesantes. En el momento culminante, la batería de la cámara se despide de nosotros, sin avisar, y a medida que arreciaba el aguacero, optamos por marcar el tiempo del retorno.

De noche no se ven, pero la ladera está cuajada de pequeños agujeros presumiblemente realizados por roedores y muchos de ellos en uso.
Ezkidi 2017-12-27

Día 28.
Temperatura: 8 C
Luminosidad: la lluvia impide que la luminosidad de la ciudad rebotada en las nubes sea elevada.
Climatología: tras varios días de lluvias intensas, el de hoy no se le hace menos. Aguaceros intermitentes durante la escucha.
Viento: en calma por la geografía de la montaña, pues hay rachas fuertes con componente NW.
Ubicación: 42.86375, -1.72797, altitud 486.1 m
Ya estaba claro que no iba a ser un gran día. La humedad hace que el susurro del bosque se elimine, y las gotas que caen desde la lluvia o las ramas sobre la hojarasca impiden discernir si hay otros autores en escena. Algunos pajarillos se intentan acomodar y lanzan reclamos distanciados. No se ven muchas expectativas al día, nos ubicamos al buen tuntún. No se oye mucho más allá de las gotas, y lo más reseñable es la diferencia de claridad de la luz de la ciudad mientras llueve o deja de hacerlo. En un momento dado, casi al final, se abren las nubes y aparece la luna.
Y llegó la claridad, las luces y las sombras de los objetos al bosque. Quizás la próxima ocasión haya más suerte.

Cuando cesa el aguacero
Ezkidi 2017-12-28

Para ubicarse mejor:

pulsar aquí

La Jungla Sonora es un programa de Radio Euskadi dedicado a esa cultura que no aparece en los grandes medios, especialmente musical. El nombre de esta serie de entradas es un pequeño homenaje.
Gracias.

 

 

 

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Galería | Esta entrada fue publicada en La Jungla Sonora. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s