Día mundial de los peces migradores

Pancarta de la jornada
Arga a su paso por el Puente del Vergel Iruña.
2018-04-21

El sábado 2018-04-21 se celebró el día mundial de los peces migratorios. Auspiciado por el Gobierno Foral, se organizó una jornada en nuestra ciudad. Quedamos bajo el puente del Vergel para en primer lugar ofrecer unos datos sobre la importancia de los peces, especialmente los grandes migradores, en nuestros ecosistemas.
Todos sabemos, más o menos, de la importancia de los medios acuáticos en la riqueza de la vida. Sin embargo, el que estén fuera de nuestro alcance, condiciona mucho nuestro conocimiento y la forma de verlos.

Para animarse a participar en unas acividades por todo el mundo…
2018-04-21

Los peces son un buen ejemplo de ello. Históricamente, la ictiofauna, ha tenido una gran importancia en nuestra cultura. Parece que hemos olvidado que hasta hace unos pocos años, e inclusive todavía hoy para algunos exaltados, la iglesia prohibía el consumo de carne durante casi 3 meses al año, periodo durante el cual, el consumo de pescado se hacía especialmente importante. Esa es la razón por la que hay multitud de recetas, muchas de ellas olvidadas, en las que los denostados pescados del río proporcionaban un aporte a la alimentación de la gente más humilde.
A pesar de ello, sólo los salmones y las truchas han calado en el imaginario general. Quizás por ello, sea una de las principales causas por las que nuestras comunidades ícticas están en serio peligro.

El público respondió (respondimos) de forma entusiasta. El “aforo” estaba limitado y se cubrió completamente. Además, más de la mitad de los asistentes fueron menores, que era lo que se buscaba.
2018-04-21

La presencia de los peces migratorios, es un buen ejemplo para mostrarnos la calidad de nuestros cursos de agua. Casi todos nuestros peces migran en mayor o menor medida por el río. La búsqueda de refugios para pasar el invierno, los lugares más frescos en primavera-verano para el desove, son algunas de las pautas que siguen. Hasta los machos de la tan sedentaria trucha común, se mueven durante decenas de kilómetros buscando parejas entre distintos afluentes que conforman una (sub)cuenca.
Y desde luego hay muchos factores que van en su contra. Por una parte son naturales y esperados: como las alternancias de aguas rápidas y remansos, los saltos de agua, las avenidas y estiajes, los depredadores que acechan en el camino, el propio cansancio,… pero hay otros en los que los responsables somos nosotros: la merma en la calidad de las aguas por vertidos industriales accidentales o crónicos, la contaminación orgánica por aglomeraciones humanas o agropecuarias, las escorrentías y contaminación de acuíferos por biocidas, fitosanitarios, abonos,… propiciados por la agricultura intensiva, la pérdida de nivel de las aguas por regadíos o captaciones de aguas subterráneas, el uso de los cursos de agua como vertederos de sustancias de todo tipo e índole,…

El guarderío de naturaleza se encargó de la demostración de pesca eléctrica, en un Arga bastante alimentado y un poco “traviesillo”. Se aprecia el esfuerzo que suponía moverse en este entorno, en alguna ocasión con una importante dosis de riesgo.
2018-04-21

Pero, por si fuera poco, también tenemos factores mecánicos y físicos, como la alteración de los cauces, extracción de grabas y arenas, canalizaciones, trasvases, ocupación salvaje de los márgenes y zonas de inundación, … pero muy especialmente la creación de presas.
Las presas son barreras infranqueables para muchos individuos y especies. De hecho, uno de los que fuera más abundante a nivel europeo, como la anguila, tiene su mayor merma poblacional, hasta considerarse un pez en serio riesgo de extinción, con poblaciones relícticas desde la desembocadura hasta la primera gran presa. Pero otros muchos más tienen esos mismos problemas: quizás los más conocidos sean los salmones, o los ya extintos, en nuestras aguas, esturiones. Pero no solamente ellos, por motivos que no entendemos muy bien hay muchas especies marinas que deciden recorrer, centenares e incluso miles de kilómetros por los ríos dulceacuícolas desde su entorno marino: Platija, sábalo, lenguado, muble, lamprea, … son algunos de ellos.

Gobio (Gobio lozanoi), un pez de tamaño medio, amante de las aguas con fondos de rocas y piedras y aguas rápidas y oxigenadas. Detrás se ve una madrilla (Parachondrostoma miegii)
2018-04-21
Fotografiados durante la presentación del día mundial de los peces migradores.

Recapitulando, podemos decir que el mayor peligro de las especies ícticas son la alteración de los hábitats, la fragmentación de las poblaciones, pero no hay que menospreciar nuestro desconocimiento, por que todo son “peces” y se introducen en los ríos “peces” que no se corresponden, la mayor parte de las veces por gentes que afirman quererlos y conocerlos. Peces exóticos, alóctonos, muchos de los cuales tienen grandes capacidades para adaptarse a estos ambientes de río alterados, donde además de ser una gran amenaza para las ya mermadas poblaciones del país por depredación directa, lo son por ser oportunistas que compiten ventajosamente por los alimentos y los espacios de desove.
Por todo ello, en nuestra ciudad, se adaptó la temática del día a la idiosincrasia de nuestro Arga. Y en ella, se comentó muy especialmente el tema de las presas.

La locha de río (Barbulata quignardi) es uno de nuestros peces más emblemáticos y desconocidos. Vive en los rápidos apoyándose entre las piedras. Detrás puede apreciarse un gobio (Gobio lozanoi).
2018-04-21
Fotografiados durante la presentación del día mundial de los peces migradores.

Cuando pensamos en grandes migradores, nos viene a la mente el salmón, más propiamente dicho los salmones del Pacífico, que son los que pueblan los documentales. Pero en nuestro caso, la gran heroína es la anguila. La anguila es un pez que tiene una gran impronta en nuestra cultura. Algo que es escurridizo lo es “como un pez”, pero si todavía lo es más, lo es “como una anguila”. Son peces grandes, de aspecto serpentiforme, lo que no origina muchas simpatías, recubiertos de una mucosa que les permite escaparse de nuestras manos y muchas cosas más, como reptar sobre la hierba mojada o escabullirse de sus predadores, porque la anguila es una terrible viajera. Vivía en nuestros ríos hasta que llegaba a su madurez sobre los 10 años. Entonces, abandonaba sus aguas ya fueran ríos o estanques, para buscar los ríos y las corrientes que las devolvieran al mar. Y desde allí, desde el Mediterráneo donde va a descargar nuestro Arga, recorrían la increíble distancia que las separaba del Mar de los Sargazos, en el Caribe. Allí desovaban y los parentales morían después de semejante periplo.

El barbo (Luciobarbus graellsi) es el gran protagonista de nuestras aguas, por su gran tamaño sobresale de entre los demás habitantes naturales del Arga en nuestra ciudad. La península ibérica es un importante foco evolutivo de varias especies de este género, que no hace mucho se consideraba parte de Barbus.
2018-04-21
Fotografiados durante la presentación del día mundial de los peces migradores.

Cuando eclosionaban los huevos una multitud de larvas con aspecto de hoja se dejaban arrastrar por las corrientes, primero la del Golfo, hasta arribar las costas de la fachada atlántica europea, pero para nosotros, debían cruzar el estrecho de Gibraltar, y recorrer la costa oriental hasta la desembocadura del Ebro, pero no se quedaban sólo por aquí, sino que recorrían todo el mediterráneo y las aguas del mar Negro para subir por todos los ríos europeos.
Hoy, la anguila es un pez extinto en el Arga.

Sin embargo, el problema de las presas plantea numerosos problemas a otras muchas especies. Tenemos en la ciudad un río Arga cuajado de presas, de distintas épocas y facturas, que la jalonan. La mayoría de ellas, son vestigios de tiempos pasados, en las que el aprovechamiento de los recursos hídricos estaba asociado a molinos harineros y posteriormente incluso a aprovechamientos eléctricos. Sin embargo, a fecha de hoy, esos usos están desfasados, se perdieron las estructuras y edificios y sólo quedaron los muros. Es por todo ello que se pretende limitar su número, no sólo por que ya no se usan, sino que además son el lugar donde las especies invasoras se resguardan. Las aguas estancadas son lugares propicios para los “acomodadizos”, y no presentan las características (aguas corrientes, concentración de oxígeno, …) que los autóctonos necesitan.

La txipa (Phoxinus bigerri) es uno de los peces más típicos y menores de la cuenca del Ebro en las cabeceras de sus ríos. Detrás otro de nuestros grandes protagonistas la madrilla (Parachondrostoma miegii)
2018-04-21
Fotografiados durante la presentación del día mundial de los peces migradores.

Pero volviendo a lo del día; la elección del lugar no es casual, es uno de los mejores tramos del Arga en nuestra ciudad, y el llamamiento a la ciudadanía caló especialmente entre la gente más joven, que eso es de valorar. Después de las presentaciones, vino el punto fuerte del día, la presentación de nuestras especies autóctonas al público.
Para ello, miembros del guarderío de espacios y la vida silvestre, se pusieron a hacer una demostración de pesca eléctrica. La pesca eléctrica es una técnica de muestreo que se utiliza con fines científicos. En ella se cierra un circuito eléctrico que atrae a los peces y los anestesia temporalmente. Una vez recogidos y contabilizados pueden hacerse estimaciones de la cantidad de peces, su biomasa, su estructura poblacional y otros factores interesantes que encontramos en la zona estudiada.
El resultado fue contundente. En un pequeño tiempo, se encontraron ejemplares de las 5 especies autóctonas más abundantes que viven en nuestras aguas; a saber: el barbo (barbo de Graells), la mandilla, el gobio, la chipa y la locha. A cambio sólo se capturó un ejemplar de alburno, especie que dio mucho juego a las urracas con los cardúmenes que se quedaron atrapados tras la avenida de unos pocos días antes.
Pero, aunque hemos dicho antes que los peces recorren y migran por el río, la mayor parte del tiempo ocupan zonas especificas, en función de sus comodidades. Una visión muy clara es la presencia según el caudal del río.

Extra bonus: Atyaephyra desmaresti, un crustáceo dulceacuícola que gusta de las aguas oxigenadas y removidas.
2018-04-21
Fotografiados durante la presentación del día mundial de los peces migradores.

Esta distribución altitudinal es muy nítida y marcada. Así, por ejemplo, si bajásemos desde el nacimiento de un río hasta la desembocadura nos encontraríamos diferentes comunidades. Así el primer pez que nos encontraríamos sería fácilmente a la trucha. No tardaríamos mucho en encontrarnos a la chipa, que en ocasiones ocupa regatas donde las truchas no se encuentran todavía. Después nos encontraríamos a la locha. Pero esta especie es difícil de ser identificada, porque vive entre las corrientes y se la ve poco más que una sombra que sube cuando huye de nuestra presencia. A continuación, la mandilla, que ya indica que aguas abajo no van a encontrarse demasiadas truchas, y después el barbo y el gobio.
Evidentemente, hay otras especies que son menos frecuentes de encontrar y que no aparecieron en un tramo tan corto, pero eso también es otro de los fenómenos que acompañan a los ecosistemas de todo tipo.
Después de presentar en sociedad a todos estos miembros, fueron devueltos al río, para que prosiguieran sus actividades cotidianas.

Extra bonus: Atyaephyra desmaresti, un crustáceo dulceacuícola identificable por su aspecto de “quisquilla”.
2018-04-21
Fotografiados durante la presentación del día mundial de los peces migradores.

Sin embargo, hubo un “extra bonus” cuando aparecieron varios ejemplares de Atyaephyra desmaresti un indicador de aguas ricas en oxígeno, como corresponde a un río que se encuentra en movimiento, y por tanto con un número bajo de efectivos. Esto indica que los invertebrados también precisan zonas de este tipo, y esta riqueza se ve muy fácilmente, cuando dos de nuestras joyas ornitológicas ligadas al medio fluvial, como son el martín pescador y sobre todo el mirlo acuático, son sus entornos preferidos en un caso y exclusivos en el otro, por que nuestra fauna necesita espacios de aguas corrientes y pequeños remansos, no grandes presas con remansos de centenares de metros…

Poster de la jornada, descargado desde la página oficial.

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Galería | Esta entrada fue publicada en Ictiofauna y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s