Especies invasoras

Se calcula que cada día se extinguen 200 especies. De su inmensa mayoría, jamás nos enteraremos siquiera que existieron. Y es que la alteración de sus hábitats y su fragmentación son las principales causas de esta nueva y actual extinción masiva, en la que la actividad humana es un factor determinante.

 

Los seres vivos somos plásticos. Tenemos la capacidad para amoldarnos a una serie de condiciones. Quizás no sean las más idóneas, pero puede que lleguemos a encontrarnos lo suficientemente a gusto. Es una habilidad que hemos heredado en ese complejo y nebuloso proceso llamado evolución. Con el paso del tiempo, el ambiente cambia, el cambio nos rodea: el clima, las montañas, el curso de los ríos, el nivel del mar, la disposición de los continentes, …

En un mundo estático, los especialistas son los que tendrían la voz cantante, pero en un mundo expuesto a factores alterables, los generalistas, los oportunistas, parecen tener la sartén por el mango. Es difícil saber qué es lo mejor, y más cuando todos estos procesos tienen un importante factor caótico, descontrolado e imprevisible.

 

Normalmente, las especies se distribuyen en grupos a lo largo de un territorio. Cada grupo de individuos se llama “población”.  Las poblaciones viven en un entorno con unos recursos y unas características. Su forma de vida implica interaccionar con otras especies, con la suya propia y con el entorno. A lo largo del tiempo, estas interacciones que se han ido forjando han dado lugar a un equilibrio dinámico. Este equilibrio se llama clímax, y en él todas las poblaciones que lo componen, tienen unos estrechos márgenes numéricos, en unos rangos estables que se mantienen de forma indefinida. Una población no se incrementa de forma exagerada, ya que está limitada y constreñida por el entorno que le rodea. Esta es la ubicación perfecta para nuestros especialistas.

Ailanto, se le reconoce por sus hojas muy grandes y sus frutos alados planos para ser arrastrados por el viento. Cuando su hoja se cae aparece una cicatriz en forma de corazón.
Podemos encontrarlo en cualquier parte: solares, parques, orilla del Arga, murallas de la ciudad, …

En cambio, el oportunista deberá contentarse con lo marginal, aguantando (que no es poco) a ver como va la cosa. Parece que todo el mundo desearía ser especialista. Pero un acontecimiento traumático, repentino, para el cual no hay apenas tiempo ni margen de maniobra, rompe el clímax, el “reino” de los mejores. Son generalmente, fuerzas exteriores: un incendio, una catástrofe, un periodo excesivamente prolongado de sequía, … la actividad humana: cultivos, grandes proyectos de obra pública… y en este preciso instante es cuando los generalistas entran en acción, ya que están “especializados” en contentarse con cualquier cosa.

 

Permitidnos, volver a retomar una idea que ha salido al principio del texto: “alteración de hábitat”. Hay muchas formas de alterar un hábitat. Una es, visualmente muy simple: se llega a un lugar con maquinaria pesada y se construye una vía de comunicación, por ejemplo. Pero hay otra mucho más oscura, oculta y taimada: la introducción de poblaciones de nuevas especies en el entorno, especies exóticas invasoras.

 

(Si has llegado hasta aquí, puedes darle más dramatismo a la lectura pulsando el video. Si jugaste al juego, ese que nos sacaba todos los cuartos, en el 2:55 oirás algo que te sonará “familiar” y a partir del 3:00 te sonará familiar del todo)

Pero ¿qué es una especie exótica invasora? Es un organismo, que sale fuera de su área de distribución natural, que se desarrolla en hábitats que no le son propios y se hace muy abundante.

Hierba de las Pampas, muy cultivada como ornamental. Se la reconoce por sus plumeros, las semillas están en ellos, sus grandes cepellones y sus hojas aserradas, con dientes agudos y cortantes.

¿Cómo se introducen estas especies? Actualmente el mayor motor de introducción es la actividad humana, ya sea consciente o inconscientemente. Casi todos conocemos alguna historia de introducción consciente. Es muy famosa la forma en que los conejos invadieron Australia. Alguien tenía ganas de pegarle tiros a “algo” y se decidió soltar unas pocas decenas de ejemplares. El resultado es que, en pocas décadas se convirtieron en una plaga en toda la isla. Otros traslados son involuntarios. El transporte mundial de personas y mercancías proporciona innumerables posibilidades de colonización de nuevas especies en territorios muy lejanos, ya sea como enfermedades o plagas de productos (el escarabajo o los nemátodos de la patata, por ejemplo) o como pasajeros de una partida de neumáticos usados (el método usado por mosquito tigre para llegar a Europa desde Asia)

 

Estamos comenzado a intuir que hay especies que son muy adaptables, se acomodan en aquellos lugares marginales que escapan al dominio del clímax. Porque, a pesar de ser “generalistas” están “especializadas” en encontrar esos lugares marginales.

Olivarda (Dittrichia viscosa) es reconocible por sus flores amarillas que ocupan los solares no edificados a finales del verano. Puede ocupar extensiones con grandes densidades lo que dificulta el asentamiento de otras plantas en los espacios que ocupa.

Hay que reconocer que la mayor parte de los seres transpuestos a otros lugares desaparecen al poco tiempo, sin embargo, es evidente que, algunas veces, la colonización tiene éxito, y cuando esto ocurre se suelen convertir en plagas. El motivo fundamental es que, afianzándose en un terreno alterado, generalmente un entorno humano o humanizado (podemos pensar en arcenes de carreteras, caminos de todo tipo, vías del tren, terrenos de cultivo, áreas urbanizadas, solares, terrenos baldíos …) se distribuyen por amplios territorios rápidamente porque las especies nativas no interaccionan con ellas de forma que puedan limitarlas. Esto es particularmente problemático en las islas y otros hábitats de pequeño tamaño y distribución muy localizada, ya que, terminan llegando a ellos y muchas veces arrasan con las poblaciones nativas. Se piensa que en las pequeñas islas se concentra hasta más del 50% de la biodiversidad mundial, y que seres invasores de estos tipos eliminan especies completamente porque poseen áreas de distribución y poblaciones muy pequeñas. Eso por sí sólo, ya significa que más de la mitad de las especies de todo el mundo están amenazadas por las invasoras.

 

En el caso de las plantas hay dos formas importantes para “crear” especies invasoras. Una es muy directa, las plantas usadas por su valor ornamental. La otra es la forma indirecta: el transporte inconsciente de semillas con los productos agrícolas es la más importante. Muchas se escapan, y aunque no todas logran sobrevivir de forma silvestre, las que lo hacen producen auténticas tragedias, ya que interrumpen el proceso en el cual se llega al clímax, no permitiendo que la vegetación autóctona se desarrolle en las zonas que han ocupado. A fin de cuentas, no entran dentro del juego de interacciones que localmente se han generado.

Pataca, (Helianthus tuberosus) tiene una flor amarilla muy grande que florece a finales del verano comienzos del otoño, cuando ya hay pocas flores en el campo. Es una planta muy alta, de hasta 2 metros, que habita las orillas de los ríos en nuestro entorno.

Además, también debemos pensar en la posibilidad de importar enfermedades de áreas lejanas. Basta recordar la hecatombe que supuso para los sudamericanos las enfermedades de los europeos, la grafiosis que mató a los olmos de nuestras ciudades y campos, la afanomicosis que borró a los cangrejos autóctonos, …

 

El traslado de animales y plantas es tan peligroso para los ecosistemas, que muchos países tienen fuertes restricciones para dificultar que se importen seres vivos.

 

En nuestro entorno también podemos encontrar algunas plantas exóticas invasoras, algunas de ellas muy peligrosas.

 

Alianto, árbol del cielo. (Ailanthus altisima)
Originario de China, se trajo como ornamental. Se acomoda en casi cualquier sitio y es muy difícil erradicarlo, ya que sobrevive a talas y quemas. Su semilla tiene forma de ala para que sea transportada por el viento a gran distancia. Produce sustancias que dificultan o impiden el crecimiento de otras plantas a su alrededor.
Está considerada como una de las 20 especies invasoras más dañinas de España.

El Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto prohíbe expresamente su introducción al medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

Árbol espinoso de flores grandes blancas aromáticas. Sus hojas compuestas también son grandes. Tiene un fruto en forma de vaina. Tiene capacidad para vivir en suelos muy pobres porque tiene bacterias simbiontes que le permiten nitrogenar el suelo.

Robinia, falsa acacia (Robinia pseudoacacia)

Árbol originario del este de Estados Unidos, se trajo como ornamental y para madera. Coloniza espacios abiertos y a pleno sol. Crece rápido con lo que puede eliminar otros árboles que crezcan con ella.

Está considerada como una de las 20 especies invasoras más dañinas de España.

 

Hierba de las Pampa (Cortaderia selloana)

Gramínea procedente de Sudamérica, se trajo como ornamental por sus penachos de semillas. Coloniza espacios abiertos y soporta muy bien los incendios y otras condiciones adversas. Crece en cepellones densos que dificultan o impiden a otras plantas vivir en su compañía. Se multiplica por su enorme capacidad de producir semillas y por expansión de sus tallos subterráneos.
Forma parte de las 20 especies invasoras más dañinas de España.
El Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto prohíbe expresamente su introducción al medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

 

Trébol, vinagrera (Oxalis latifolia)
Hierba propia de América Central, desde México hasta el norte de Sudamérica. Es muy molesta en los cultivos, donde ocasiona considerables pérdidas. Es muy difícil de erradicar de huertas y labrantíos por su enorme capacidad de reproducción por semillas y bulbos. A pesar de ello, no suele invadir suelos estables.

La vinagreta (Oxalis latifolia) se la reconoce por sus flores azul-moradas y sus hojas en forma de “trébol”. No suele salir fuera de las zonas cultivadas, con lo que no es especialmente peligrosa para el medio ambiente, aunque es muy molesta en las huertas.

Pataca, tupicambo, girasol de Canadá (Helianthus tuberosus)

Nativo de Norteamérica, se ha cultivado por sus tubérculos por extensas zonas. Es una colonizadora muy fuerte que desplaza a la flora autóctona. Podemos verla, sobre todo cuando florece a finales de verano, en la orilla del Arga y Ulzama. Su flor es muy grande y llamativa.
El Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto prohíbe expresamente su introducción al medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

 

Olivarda (Dittrichia viscosa)
A pesar de ser originaria de la región Mediterránea, hace 20 años esta planta era desconocida en Navarra. La creación de grades obras (autopistas, canales, polígonos urbanísticos e industriales, etc.) la han convertido en una especie fácil de encontrar. Florece a finales de verano.

 

Lo más terrible de todo, es que estas especies invasoras han llegado aquí para quedarse, y erradicarlas es una misión prácticamente imposible. Ya nunca volverán a ser las cosas como antes.

Este texto fue publicado en la revista Auzolan en su número correspondiente a septiembre de 2018. Aquí podéis ver como quedó una vez maquetado (Gracias David) pinchando en el link Revista Auzolan 22-24 sep 18

 

La version de OP en su blog floranavarra

 

Si no jugaste al Space Invader, no pasa nada, no se puede ser perfect@, seguramente disfrutarás más de las vistas de este otro …

Anuncios

Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Galería | Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s