Pequeña colonia de vencejo común

Los vencejos son unas aves extrañas. Casi todo el mundo los ha visto; pero como suelen ser confundidos con golondrinas, pocas personas, al margen de los entusiastas por la ornitología, los distinguen. Son una parte de ese paisaje sonoro y visual del verano de nuestros pueblos y ciudades, a las que se han aclimatado de modo espectacular; de tal modo que hoy por hoy es difícil pensar en ellos como aves que anidaban en los acantilados. En cambio, son los acompañantes sempiternos de las torres de nuestras poblaciones. Y a pesar de ello, están llenos de enigmas, intrigas y desconocimiento. La causa es que no se lo ponen nada fácil a quien pretenda estudiarlos.
Los vencejos son las aves mejor adaptadas al vuelo. Estudios muy recientes de seguimiento, de hasta dos años en algunos ejemplares, han demostrado que fuera de las necesidades de la crianza, se posan muy excepcionalmente, algunos jamás lo hicieron. De todos modos, estos periodos fueron muy cortos salvo alguna pernoctación anecdótica.
Con sus 16-17 cm de longitud y una envergadura de 42-48 su silueta recuerda a una hoz. Su nombre castellano procede de las mieses largas – como el centeno- con las que se ataban los cereales segados con esta herramienta. También están equipados con una boca amplia rematada en un pequeño pico y unas patas diminutas. Apus, su nombre formal, significa precisamente “sin patas”.
Como ya habíamos avanzado, estas aves son netamente voladoras. Duermen y comen en el aire. Juegan y se aparean en vuelo, recogen los materiales con los que construyen sus nidos acarreados en el viento. Beben en pasos rasantes sobre el agua sin mojarse. Si accidentalmente caen al suelo, requieren una extensión despejada para alzar el vuelo, pero no tan grande como algunos textos nos quieren hacer creer; los ejemplares adultos pueden hacerlo desde una superficie plana y razonablemente lisa sin ninguna dificultad. En dos ocasiones pudimos comprobarlo en sendos choques con aves de otras especies y a pesar de salir rodando por tierra, solo tuvimos el tiempo justo para darnos cuenta que es lo que había ocurrido.

Fuente

Los vencejos son aves sociales. Esto es precisamente lo que nos permitió conocer la existencia de esta colonia ubicada en el Pabellón B del Hospital de Navarra. La colonia es pequeña. Quizá solo sean media docena de nidos o incluso menos, y su distribución es muy desigual. El edificio no es el más prominente del complejo, aunque guarde cierta altura, y se encuentra relativamente apartado en un ala del mismo. Su orientación es sureste-noroeste. En la fachada este quizá haya uno o dos nidos, el resto se encuentran en la oeste. Hemos visto entrar a los vencejos en tres oquedades en esta cara.
El número reducido de nidos se acompaña de una población que quizá supere los 40 ejemplares.  Durante el día, sus miembros se congregan en varios grupos, siendo el más numeroso de unos 20, aunque seguramente serán permeables. Estos grupos van de caza y regresan con cierta periodicidad, pero la mayor parte del tiempo, el pabellón está en silencio y no hay vuelos que delaten la presencia de la colonia.
Los vencejos tienen una gran querencia por su pareja y por su colonia. Su vida puede ser muy extensa. Se calcula que puede llegar a los11 años de media, conociéndose casos de alguno que ha superado los 24.
Los machos reproductores llegan los primeros y en silencio ocupan los nidos en los que criaron la temporada pasada, y que pueden ocupar por más de una década. Unos días más tarde, llegan los machos que no pudieron criar. Las tensiones entre ambos grupos pueden ser muy fuertes, tanto que se producen pugnas por conquistar nidos ocupados. Es cuando llegan las hembras cuando la colonia se llena de sus chillidos característicos. Las hembras también sienten esa premura por reproducirse y combaten por los nidos ya ocupados o por espacios disponibles, incluso arrebatándoselos a grajillas y a estorninos. Las prisas son evidentes. Los vencejos son maduros sexualmente desde el año de edad, aunque no llegan a reproducirse antes de los 2 o 4. Durante este periodo de tiempo los vencejos pueden ser erráticos buscando una colonia que les parezca adecuada incluso entre distintas poblaciones.

Coordenadas: 42.805778, -1.667940

Aún así, todos los miembros guardan y protegen la colonia; poniendo en fuga a otras aves que pudieran ser una amenaza como los cernícalos, a los que les es muy difícil escapar de sus acosadores que pueden tener velocidades sostenidas de hasta 95 km/h.
Los nidos se hacen con restos animales y vegetales flotantes en el aire que atrapan durante sus vuelos, amalgamados con su propia saliva. En algunas especies de el SE asiático de consumen como si fueran un manjar que, como ya nos avisó Attenborough, que realmente no saben a nada.

Las parejas tienen una sola puesta anual, que, cuando las condiciones son óptimas, llega hasta los 3 huevos. Su incubación depende mucho de las condiciones atmosféricas y varía entre los 19 y los 25 días. Al nacer, como muchas aves nidícolas, son ciegos y con la piel desnuda. Es llamativo que sus patas tienen 4 dedos dirigidos 2 hacia delante y 2 hacia atrás, contrariamente a los adultos que los tienen hacia delante los 4.

De media permanecen unos 42 días en el nido, pero en condiciones de tiempo desapacible pueden permanecer hasta 60.
Las aves capturan insectos al vuelo, siendo muy selectivos y exquisitos en sus capturas. Sin embargo, con tiempo frío o lluvioso, los insectos pueden desaparecer. Por ello, los adultos llegan hasta abandonar los nidos durante varios días e irse a decenas, incluso centenares de kilómetros de distancia. Los pollos entran en una especie de letargo que les permite ahorrar energías y esperar el regreso de sus progenitores hasta una semana.
Es muy importante el acúmulo de grasas para los polluelos. Ya con dos semanas pesan lo mismo que los adultos, entre 42-47 g. Y a la cuarta ya pueden pesar entre 55-56. Todo esto se debe al trabajo de los padres que efectuaran entre 20 y 35 cebas al día.
Los vuelos de entrada son tan directos que no siempre se puede asegurar que era un amago y que esquiven el choque contra en edificio en el último momento. Además, hay que considerar que los ejemplares que no crían también suelen asomarse a ellos, como hace el avión común, por ejemplo.
Cuando llega el tiempo los jóvenes se lanzan al vacío espoleados por el hambre, ya que los padres dejan de cebarlos. Y allí comienza la aventura de estos virtuosos del aire. Permanecerán unas semanas con nosotros y tomarán el camino del África Subsahariana para pasar el invierno. No obstante, los nacidos este año permanecerán un tiempo más; ya que se cree que hasta que no tienen 2 años no regresan a Europa a reproducirse.
Como ya dijimos, durante este tiempo lo normal es que no se posen. Lo hacen todo en el vuelo, incluso dormir. Suben hasta 2000 o 3000 metros y realizan un planeo descendente. Se cree que sus sueños son cortos y que alternan sus hemisferios cerebrales para el descanso.
Como animales coloniales tienen mucha relación con sus vecinos. Les encanta perseguirse y es muy habitual verlos seguirse en vuelo por parejas, hasta que se pierden de vista dentro del bando. No todas estas persecuciones se deben a refriegas; seguramente el componente lúdico y afectivo esté en ello. Hemos visto cópulas aéreas precedidas por vuelos acrobáticos y finalizados en un giro, en el cual una de las aves vuela de espaldas, cuya finalidad no podría ser reproductora (finales de junio) pero que concuerdan más con afianzamiento o formación de una pareja estable.

Fuente

Algunos autores creen que la forma de vida de los vencejos impide o dificulta el acoso de parásitos. Sin embargo, los vencejos son parasitados por Crataerina pallida, un díptero de la familia hipoboscidae, moscas chupadoras de sangre ectoparásitas de aves y mamíferos. Crataerina pallida vive sobre ellos y es frecuente verlas correr asomándose entre su plumaje. Esta mosca está altamente adaptada al modo de vida de su hospedador, ya que sincroniza su ciclo vital y genera sus pupas al final de su periodo de nidificación. Las pupas permanecen en el nido hasta que en la siguiente primavera llegan sus propietarios de nuevo, cuando despiertan y afectan a los pollos y a los adultos. A pesar de las apariencias, hay voces que sostienen que no afectan significativamente en el crecimiento de los pollos. Estas moscas no son voladoras, pero tienen capacidad para dar grandes saltos; por ello no sería descartable que además de los miembros de la nidada y sus progenitores pudieran saltar sobre otros miembros de la colonia mientras se acercan demasiado a las bocas de los nidos, (como hace su prima Crataerina hirundinis sobre el avión común) Es muy llamativo el tamaño de Crataerina con respecto al tamaño de sus hospedadores.

Los vencejos han sido elegidos por la ascociación SEO/Birdlife como “Ave del año 2021″. Paradójicamente, en contra de lo que podría aparecer, nuestros vencejos también están en declive poblacional. La baja tasa de reproducción no parece que ayude a ello, pensando en los ejemplares no reproductivos de las colonias, el descenso poblacional de sus presas, las nuevas técnicas de construcción que les privan de huecos, las reformas de edificios que no consideran sus periodos ni sus necesidades reproductoras, todo ello hace que sean otra de las tantas especies de aves que de ser muy frecuentes y abundantes se van haciendo más y más raras.

Es posible que la instalación de cajas nido, incluso en colonias bien consolidadas, pueda mitigar algunos de estos graves problemas que les acucian.

Y es que, la desaparición de esta especie, tan presente en la cultura popular, sería una gran pérdida en demasiados campos de nuestra vida.

PD: mientras se terminaba de pulir esta entrada descubrimos otra pequeña colonia urbana.

Coordenadas: 42.815429, -1.666289


Referencias:
SEO/Birdlife
National Geografic
Este es estupendo y muy recomendable
Notas de prensa
1#
2#


Acerca de ornitologia desde la ventana

Sólo soy una persona más de esas que ves por la calle. No deberías darte cuenta que estoy a tu lado, puesto que mi mediocridad es mi bandera identificativa. Si aún así quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo en ornitologiadesdelaventana@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Notas Ornitológicas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s